En pleno siglo XXI, los miembros de la Cofradía entendemos que nuestra pertenencia a la misma, nos sirve como vehículo de preparación para comprender mejor los sufrimientos y sentido de sacrificio que supuso la muerte y finalmente Resurrección de Cristo.

A través de la devoción a nuestro Cristo, nuestra preparación interior para vivir la Semana Santa se acrecienta,  y nos congrega el Miércoles, Jueves y muy especialmente el Viernes de Pasión, a celebrar la Santa Misa recordando el ” Desamparo ” de su misión.

Por concesión eclesiástica, la asistencia el viernes de Pasión a la misa y bendición, goza de ” indulgencia plenaria “, bajo los cánones de estos beneficios eclesiásticos.

El Viernes Santo, históricamente siempre se ha dedicado a la celebración (hoy en día de carácter particular), de las Siete Palabras, como otro acto central expresivo de la sensación de desamparo que sufrió Cristo ese especifico día.  Hoy, hemos añadido una misa en recuerdo de todos nuestros cofrades el Domingo de Resurrección.

Adicionalmente, la Cofradía ofrece tres misas por cada Cofrade fallecido en el año de su defunción. Rogamos a los familiares nos informen oportunamente con el fin de aplicar estas oraciones por su eterno descanso.